Vengo de ti papá;

Vengo de tus células,

Yo soy una persona que extiende tu existencia,

A través de ti afirmo mi valor y mi merecimiento,

Reconciliar mi vínculo contigo me permite el éxito,

Honrarte y aceptarte en mi vida me otorga la paz que mi alma busca.

 

El padre, tu padre hace parte de tu historia, independiente del vínculo que hayas tenido con él, si lo conociste, si estuvo presente o si de él recibiste heridas profundas; sanar y reconciliar la historia con el padre hace que te reconcilies con la seguridad, la protección, el éxito y el merecimiento.

Venimos de la unión del óvulo y espermatozoide, que traen las memorias antiguas y nuevas del Clan, de las cuales se crea una nueva vida y eres tú el ser que trae las memorias de dos historias y de los ancestros antes de ellos; de las expectativas inconscientes que se trasforman en proyectos a lo largo de tu vida; hacer consciente la relación con papá determina situaciones que atraes: como parejas, jefes, empleos con los cuales no te sientes satisfecho. ¿Conoces la historia de tu padre?, qué recuerdos tienes de él en tu infancia?, que se dice tu niño/a interior acerca de él?; qué emociones aparecen en ti cuando piensas en tu papá?……. cada respuesta te habla de esa imagen, del vínculo que has establecido con él y a la vez contigo mismo.

Cada vez somos más conscientes, abiertos y dispuestos a encontrar respuestas en nosotros, frente a esas situaciones que nos han sido dolorosas o difíciles, por eso sanar y honrar la historia con el papá hace parte de la base del bienestar emocional en tu vida.

Desde la terapia de Bioreprogramación sanar a papá tiene una poderosa influencia a nivel profesional, el éxito, las relaciones de pareja y con las figuras de autoridad; cuando la relación es más difícil con el padre se eligen profesiones y parejas que vienen a recordarte de manera inconsciente que debes restablecer ese vínculo con él. De papá aprendemos además la manera de relacionarnos con los hombres si eres mujer y con las mujeres si eres hombre, aprendes a confiar en ti, tener seguridad, a ser visto, los patrones de proveer el dinero y el reconocimiento en lo que haces.

Sanar la relación con papá independiente de las experiencias que tuviste o tienes con él te reconectará con la vida, con tu amor y afirmación personal, si tuviste la ausencia de papá porque no te reconoció, porque falleció o viviste el abandono de él las huellas de esas heridas siguen vigentes en ti y muchas veces las expresas en tu relación de pareja, en tus hijos si los tienes o atraes situaciones que te reactiven esas memorias. Existe también relaciones con papá que han sido tóxicas como el abuso, el incesto, el maltrato o situaciones asociadas a adicciones; que siguen vivas en ti aunque seas un adulto, que se expresan en tu vida sexual, en tu salud o en la adicción a parejas

tóxicas. Sanar tu niña/o herido es fundamental para que el adulto de hoy sane; y tomes la energía de fuerza, seguridad, merecimiento que viene del padre.

 

Te invito a que si eres además papá o mamá tomes consciencia de esos patrones que repites y que elijas sanar para liberar tus hijos de esas historias que hablan de las memorias del clan familiar al que perteneces, si tienes hijos varones enséñales a ser hombres conscientes, amorosos, a tomar responsabilidad de sus acciones, a reafirmarles a través del afecto y palabras amorosas, si tienes hijas mujeres enséñales a amarse y aceptarse, reconocer su valor y merecimiento; a tus hijos dales los permisos de ser exitosos y triunfadores.

 

Para sanar la relación con papá te invito a que tomes unos minutos para conectarte con tu cuerpo y dejes salir esas emociones que tienes en ti cuando piensas en papá; comienza a respirar y cierra tus ojos; imagina a ese papá de niño, de entre 1 a 3 años, obsérvalo y detalla todo lo que ves en él, se encuentra solo, acompañado, hay alguien que cuide de ese niño, que recibe de sus padres?; después tómalo de la mano y en voz alta dile: te reconozco y te honro, te acepto como el padre que mi alma eligió, hoy me libero de todas las memorias de dolor que he tenido contigo y tomo sólo lo bueno de ti; abrazas a ese niño y lo llevas al árbol de la vida; lo entregas y lo envuelves en luz extendiendo tu amor a él; llenando tu corazón ahora de amor, luz, fuerza, éxito, paz, seguridad simbolizando todo esto en luz, luego que hayas llenado tu corazón abrázate y abre tus ojos.

 

Cuéntame cómo te fue con este ejercicio, hubo algún cambio en ti?.

 

Juliana Maria Acosta Giraldo

Terapeuta en Bioreprogramación.

@julianaacostaterapeuta.

Si te ha gustado, comparte este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de mí

Acerca de mí

Mi nombre es Vanessa Pérez, soy mamá, doula de parto y posparto, consejera de lactancia, consultora en salud femenina, y acompaño a otras mujeres a vivir la maternidad como un portal de creación para vivir en placer y la consciencia.

Sígueme
Mis cursos
Otros Posts
Suscríbete

Suscríbete GRATIS aquí para ser parte de la comunidad El Arte de Cuidarme y podrás recibir contenido único y exclusivo para tu inicio a la maternidad.

REGISTRATE AQUÍ

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO PARA OBTENER EL EBOOK MATERNIDAD CONSCIENTE A PRECIO ESPECIAL.

Suscríbete

Suscríbete para descargar la guía

Crea tu propio Ritual Posparto

Suscríbete

Descarga la Guía

Crea tu propio Ritual Posparto

¿Necesitas ayuda? Escríbeme en Whatsapp