La lactancia materna no es un don exclusivo de algunas mujeres, ni un conocimiento exclusivo de médicxs. y aunque el porcentaje de mujeres que realmente no pueden amamantar es bajo, las estadísticas mundiales muestran que cada vez es más retador comenzar y sostener una lactancia materna.

 

¿Sabes por qué cada vez más pasa esto?.

 

Si investigamos la historia personal que hay detrás del ser amamantadx podremos encontrar que hay un banco de información que nos recuerda que ya todos sabemos sobre este tema, tenemos una relación profunda con el amamantamiento sea porque fuimos amamantados o no. y sin saber a partir de esta información podemos estar dando opiniones a otrxs o viviendo nuestra propia lactancia materna.

A nivel cultural cuando pensamos detenidamente la historia de la lactancia, al igual que el resto de la historia, ha sido escrita mayoritariamente por hombres, es muy difícil encontrar voces de mujeres que nos hablen del amamantamiento siglos atrás, quizás esto ha sido uno de los factores que rompio la sabiduria del amamantamiento como un conocimiento cultural transmitido y enseñado por mujeres.

Todo lo que se sabe de la lactancia a lo largo de la historia proviene de la lactancia “asalariada”: de las historias de las nodrizas, de sus contratos y de sus leyes realizadas entre hombres para cuidar la salud pública. En aquel momento era impensable dejar decidir a las mujeres solas sobre la alimentación de los recién nacidos, así que los hombres decidían sobre los cuerpos, vínculos y lactancia de las mujeres con sus bebés. con esto llego la invención de la fórmula y poco a poco este conocimiento se comenzó a estandarizar y compartirse regido por instrucciones médicas de cómo se debe amamantar y en el que la mujer empezó a delegar esos conocimiento y a dudar de las capacidades y a intentar aprender intelectualmente lo que es amamantar, cosa que hasta el día de hoy seguimos viviendo.

sin mencionar otros factores que se suman, sociales, laborales, familiares que hacen un verdadero reto amamantar.

Conocer la historia nos hace reflexionar y redireccionar la atención y la intención, es una fuente de sabiduría profunda y sanadora. Amamantar es un arte femenino milenario que siempre ha tenido muchos retos para vivirse en voluntad y placer, que se compartía de generación en generación y sus conocimientos se nutrían comunitariamente y a los que hoy se puede regresar a través de la soberanía y sabiduría sobre el propio cuerpo.

 

Amamantar es un acto de rebeldía ante un mundo que no está diseñado para sostener con espacios, tiempo, cuidado y respeto tan sagrada etapa de la vida.

Requiere información, corazón y apoyo de una tribu.

Un acto de confianza y soberanía cuando elegimos con consciencia vivirla o no.

Un arte femenino que produce en el mundo equilibrio.

Es un acto de Amor.

 

Te invito a conocer tu relación con el amamantamiento y elegir conscientemente y con soberania tu camino como madre.

 

Si te ha gustado, comparte este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de mí

Acerca de mí

Mi nombre es Vanessa Pérez, soy mamá, doula de parto y posparto, consejera de lactancia, consultora en salud femenina, y acompaño a otras mujeres a vivir la maternidad como un portal de creación para vivir en placer y la consciencia.

Sígueme
Mis cursos
Otros Posts
Suscríbete

Suscríbete GRATIS aquí para ser parte de la comunidad El Arte de Cuidarme y podrás recibir contenido único y exclusivo para tu inicio a la maternidad.

REGISTRATE AQUÍ

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO PARA OBTENER EL EBOOK MATERNIDAD CONSCIENTE A PRECIO ESPECIAL.

Suscríbete

Suscríbete para descargar la guía

Crea tu propio Ritual Posparto

Suscríbete

Descarga la Guía

Crea tu propio Ritual Posparto

¿Necesitas ayuda? Escríbeme en Whatsapp